Blog

ALMA y el nacimiento estelar.

  |   IES Valle del Saja

 

La teoría más aceptada acerca del origen del Universo es la del “Big Bang” o “gran explosión”, algunas de cuyas ideas básicas nos hablan de la formación de estrellas y galaxias.

Así, se cree que aproximadamente veinte minutos después del Big Bang  ya se había formado casi toda la materia del universo, un triste caldo de hidrógeno y helio salpimentado con una pizca de litio y berilio. Unos cientos de millones de años más tarde, en aquella masa de gas, se formó una multitud de grumos que se convirtieron en las actuales galaxias. En el interior de aquellas nubes la materia se acumuló por atracción gravitatoria y se formaron esferas de gas cada vez más compactas y calientes. Algunas alcanzaron suficiente temperatura para encender la reacción de fusión nuclear que convierte el hidrógeno en helio. Así nacieron las primeras estrellas.

Nacimiento de una estrella a 20.000 años luz.

Nacimiento de una estrella a 20.000 años luz

El radiotelescopio ALMA (Atacama Large Millimeter Array), resultado de la colaboración internacional entre Europa, Norteamérica, Asia del Este y la República de Chile, y situado a unos 5000 metros de altitud en el desierto de Atacama, en Chile, permite observar el intervalo del espectro electromagnético comprendido entre las ondas infrarrojas y las de radio, lo que permite desentrañar, entre otros misterios, la formación de planetas, estrellas y galaxias.

Radiotelescopio ALMA.

Radiotelescopio ALMA.

En lo que respecta a la formación de estrellas, la temperatura de las nubes de gas a partir de las cuales se originan debe ser lo suficientemente baja como para que la atracción gravitatoria consiga compactar la masa gaseosa y se inicie así el nacimiento estelar.

Recientemente un grupo de astrónomos, usando el radiotelescopio ALMA, detectaron señales de radio emitidas por gas caliente correspondiente a algunas de las galaxias de un cúmulo que se encuentra a 9.400 millones de años luz de la Tierra. Este gas caliente despojaría a las galaxias de su gas frío y repercutiría en una inhibición de los procesos de formación de estrellas, lo cual podría explicar el hecho constatado de que desde hace 10.000 millones de años se esté produciendo una disminución en la tasa de nacimiento estelar.

Podéis encontrar más información acerca de este reciente descubrimiento en la dirección que nos envía Belén Arroyo Mantilla, alumna de primero de Bachillerato, y que se indica a continuación:

http://www.dicyt.com/noticias/cuando-el-gas-se-agota-la-perdida-de-gas-frio-pone-frenos-a-auge-de-nacimiento-estelar